Falsos mitos sobre el testamento solidario

Alrededor del testamento solidario circulan una serie de falsos mitos y creencias que vamos a aclarar para comprobar lo sencillo que és, en realidad, dar este paso.

Si tengo familia no puedo hacer testamento solidario, sólo se pueden dejar grandes sumas de dinero, eso es cosa de ricos… Alrededor del testamento solidario circulan una serie de falsos mitos que vamos a aclarar para comprobar lo sencillo que és, en realidad, dar este paso.

1.Si tengo hijos, no puedo hacer testamento solidario

En absoluto, los testamentos se dividen en tres tercios, incluyendo uno de libre disposición. Esto quiere decir que ese tercio se puede repartir entre quien se quiera, un tercero fuera del círculo familiar o una persona jurídica, como una ONG o fundación. Y no tienen por qué ser a una sola, si existen varias organizaciones con cuya labor nos sintamos identificados, se pueden incluir en las últimas voluntades. Dinero en metálico, también un bien como una vivienda, un terreno, un cuadro, una joya, pueden ayudar a cumplir los objetivos de unas organizaciones que luchan cada día para mejorar la vida de todos.

2. Sólo pueden hacer testamento solidario las personas con mucho patrimonio

Estamos acostumbrados a oír que muchos famosos fallecidos han dejado parte de su fortuna a causas benéficas, como el actor Kirk Douglas o la cantante Raffaella Carrà. Y nos parece que este tipo de gestos están reservados a los más pudientes. Sin embargo, no existe una cantidad mínima estipulada que podamos dejar a una ONG, la única limitación legal es respetar la cuota de la legítima de los herederos forzosos si los hay, nunca sobrepasarla. Cualquier aportación, pequeña o grande, es muy importante para seguir transmitiendo un mensaje de solidaridad a las futuras generaciones

3. Ya he hecho testamento, no puedo cambiarlo para incluir a una ONG

Por supuesto que sí, una vez otorgado, un testamento puede ser revocado en cualquier momento:  una persona puede hacer testamento las veces que quiera. El último sustituirá al anterior, que queda sin validez. De esta forma el testador puede adaptar su testamento según sus circunstancias y momento vital. Así que, si surge la idea de incluir a una ONG en el testamento y ya se ha hecho, no pasa nada, no hay más que acudir al notario y cambiarlo.

4. No llega todo lo que dejo por culpa de los impuestos

Otro gran miedo a la hora de hacer testamento solidario, ¿al final, ¿cuánto le va a llegar a la ONG, ¿cuánto se va en impuestos? Pues les llega el cien por cien, ya que las ONG y fundaciones son organizaciones sin fines lucrativos declaradas de utilidad pública, con lo que los ingresos que reciben derivados de las herencias están exentos del impuesto de sucesiones y donaciones. Así que todo el valor de lo que se desee donar, estará destinado a su trabajo.

5.No puedo saber en qué se va a invertir mi legado

Otra de las grandes inquietudes de las personas que están pensando en hacer testamento solidario es que no saben en qué proyectos se va a invertir su herencia. Lo mejor para resolver todas las dudas que puedan surgir a este respecto es ponerse en contacto con la organización u organizaciones a las que pretendemos legar. La mayoría cuenta con un departamento específico de herencias y legados que sabrá solventar todas las preguntas  que surjan por el camino, tanto legales como sobre el destino final del testamento solidario, y que nos acompañará durante todo el proceso. Además, de esta forma permitimos a las organizaciones poder dar las gracias de corazón a todas esas personas que quieren seguir siendo solidarias aun cuando ya no estén. 

Menú